Conversación primera cita

Por muy controlado que creas tener todo lo que envuelve una primera cita, siempre hay cosas que no se pueden dominar con anterioridad, por ejemplo: «lo que se va a hablar». Puede que tengas una idea de los temas que te gustarían sacar durante el encuentro, pero va a depender del momento y de las circunstancias. Aún así, conviene resaltar ciertos temas que es mejor no hablarlos en una primera cita.

– Política. La buena educación ya te aconseja que no trates de temas políticos en ninguna reunión social (a no ser que sea una reunión con fines políticos, entonces sí). Es muy lícito hablar de tus sentimientos e ideas políticas, pero nadie te asegura que vayas a coincidir con la otra persona. Pueden ocurrir varias situaciones: que la otra persona se incomode, que no quiera decir su inclinación política, que no le interese, o que sea contraria a tus ideales (en ese caso pasará de charla a discusión, prepárate). Quizá es preferible comenzar con preguntas sobre distintos temas actuales, tratándolos por encima, pero que te puedan orientar sobre lo que la otra persona piensa.

– Religión. Sin lugar a dudas es otro tema conflictivo, pero además en este caso, hay mucha gente que prefiere vivir su espiritualidad de una forma muy íntima, con lo cual, ante tus preguntas, o se molestará, o te mentirá. Y ya sabemos que las mentiras no es una buena forma de conocer a una persona.

– Sexo. Está claro que si estamos conociendo a una persona el sexo y todo lo que tenga que ver con él, será lo que más nos interese de todo. Eso no quiere decir que tengamos el derecho de incomodar a la otra persona hablando de su sexualidad, o de la tuya. Quizá, en este tema, es mejor empezar descubriendo con la práctica, y poco a poco, a medida que la relación avance y tengáis más confianza, comiencen las preguntas sobre este tema.

Independientemente de que existan asuntos que conviene no sacar durante una primera cita, hay múltiples y variados temas de los que sí que podemos hacer uso cuando nos encontremos frente a la otra persona. Por ejemplo, podemos hablar de cosas que le hagan reír (le harán sentirse relajado y podrás disfrutar de su humor), de su último viaje (descubrirás si le gusta viajar y puede que te cuente alguna anécdota), o de qué trabaja (te mostrará aspectos de su personalidad que puede que te interesen).

¿Has empezado esa relación con aquel chico o aquella chica que tanto te gustaba pero no os habéis estrenado todavía? Esta parece ser la noche, ¿no? Habéis quedado para tomar algo, quizá para cenar, y habéis despejado vuestras agendas; cuando os veis, sabes lo que va a suceder entre las sábanas y, por un instante, jugueteas con esa idea; después, piensas en todo lo que podría salir mal, y empiezas a agobiarte un poco, ¿verdad?

Sabemos que la primera vez que nos vamos a la cama con alguien es un momento de muchas emociones y, por ello, vamos a darte unos cuantos consejos para que la primera vez que gritáis y gemís juntos entre sábanas sea perfecta.

#1 Para empezar, fuera esos nervios

Muchísimas veces nos ponemos nerviosos o nerviosas y maximizamos la actitud de la otra persona. Lo más probable es que esté tan nerviosa como nosotros, y que incluso no sea problemático hacer algún comentario al respecto antes de dejarse llevar después. Todos idealizamos a la otra parte, y allí donde tú no ves nervios, él está peor que tú.

#2 No lo planees todo

Desde la primera cita habéis estado tensos. Ahora es momento de dejarse llevar un poco; lo mejor es soltarse e iniciar ese diálogo de caricias, besos y, sí, también palabras. Si hay algo que no te gusta, y menos para esa primera vez, habladlo; trátale como quieres que te trate y olvídate del mundo por unas horas.

#3 Crear ambiente

Más allá de la cena en el restaurante, una buena ambientación en casa o en ese hotel romántico que has pensado que sería perfecto para vuestra primera vez hará que todo adquiera otro tono de luz y color. En casa, lo mejor es optar por velas, música y flores; en el hotel, podemos reservar algo especial para sorprender a nuestra pareja.

#4 Aumentar el deseo

No olvides seducir y dejarte seducir durante la velada. Palabras al oído, una caricia casual… los pequeños detalles convertirán vuestra primera vez en un éxito. Además, deseo y atracción van siempre muy unidos, por lo que lo primero puede estar muy relacionado con lo segundo, ya sabes.

Por último, no dejes nada al azar, pero mantén un margen para la acción. Recuerda que lo más importante es pasarlo bien, por lo que no deberías limitarte, pero eso no quita que tengas que poner ganas para que todo salga bien…

Consejos para triunfar con mujeres calientes
Consejos para triunfar con mujeres calientes

Cuando tienes citas con mujeres tienes que cuidar cada detalle si quieres tener éxito. Bien sea para una noche loca o simplemente para tener muchos días de sexo gratis. Solo con un buen comienzo en la relación sexual garantizarás que después de esa primera cita te busque para próximos encuentros. Tienes que currártelo bien para que te vea como alguien activo y ardiente.

Lo que le digas y cómo se lo digas son aspectos esenciales para ganártela en vuestros primeros momentos juntos. Si la chica es salvaje y experimentada será más sencillo porque no te exigirá tanto control. Las mujeres bisexuales, se sienten atraídas por personas ambos sexos y están acostumbradas a no tener límites en la cama. El sexo con ellas suele ser bastante morboso.

A la hora de encontrar una chica con estos atractivos puedes ir a locales de alterne, clubs para adultos o simplemente darte una vuelta por Internet. Aquí encontrarás numerosos foros y páginas de contacto con mujeres que se presentan en anuncios como bisexuales. En la web de citas Fuego de Vida y Mundoligue hay usuarias registradas bajo estas inclinaciones sexuales.

Sea cual sea la edad que tenga ella, a todas las mujeres les atrae el hombre que muestra interés por ellas. Para lograrlo, dile lo que quiere escuchar, sobre todo, que la ves guapa, que te encanta su cuerpo, que tiene la piel suave, que te excita mucho, en fin, mucho halago.

Si eres parco en palabras, acude a los masajes. Sin llegar a darlos como un profesional, el que toques su cuerpo con movimientos suaves, eróticos y morbosos, le hará gozar. Lo importante es ir de menos a más. Acariciar su cuello, tetas, cintura, espalda, tripa, de ahí pasar a la pelvis, y a su vagina, siempre con movimientos suaves y dedicando tiempo a cada parte. Dile sin palabras que te gusta, que te excita que la deseas. Y que eres un hombre delicado aunque muy erótico, la clave para ser el mejor amante del mundo.

En el momento del coito, también usa tu inteligencia para que se ponga a mil y te vea como un macho alfa. Ninguna mujer desprecia el sexo oral, todo lo contrario, pues su clítoris la excita más y es capaz de tener los mejores orgasmos. Con tu boca en sus labios vaginales y moviendo su clítoris, vas a lograr incluso que llegue al punto máximo con poco esfuerzo, de ahí que sea el cuninlingus la acción que no puede faltar en tu relación, sobre todo si la mujer te gusta y quieres mantener su contacto.

721

Los días invernales tienen un toque mágico para una cita y lo sabemos bien. No veremos a la chica que conocimos a través de una web de citas luciendo palmito, todo lo contrario, veremos solamente su rostro, ¡y la imaginación va a mil!

Según comenta el sexólogo Jeal Paul Grachet, en una charla sobre excitación masculina, nos motivamos más al tener frente a nosotros esa chica envuelta en bufandas y abrigos, a la que vemos elegante, sexy, juvenil, guapa, o de otras maneras, pero siempre, muy bien vestida, refiriéndome a la cantidad de telas que lleva encima.

Mientras se lleva a cabo la cita en el lugar escogido, algo de ropa se puede ir de su cuerpo, como el abrigo. Ahí ya va subiendo la temperatura porque va notándose su anatomía con algunos pequeños detalles. Si la cita es en una sala de fiesta, el vestido es el que destaca el cuerpo, o la blusa, mientras se mueve, puede intuirse como son sus senos, caderas, brazos, cuello…, y por supuesto, la mujer que tenemos frente a nosotros nos va dando una lección de striptease, que nos viene a pedir de boca.

Cogidas de mano, besos, cuerpos pegados, se van sucediendo poco a poco hasta que ya el pene necesita sexo y la chica tiene su vagina bien mojadita, ¡llegó la hora del coito!

Si están en una habitación con desnudez total,  el sexo allí es perfecto, pero si no hay mucho lugar privado, se destapan los en su pecho o en sus pelvis para tener sexo en un rellano de escaleras, un parking, o en otros lugares pero eso sí, ¡cuidado con calentarse demasiado para tener sexo en la calle o en sitios abiertos!, el calor de los cuerpos a veces engaña y mientras estamos  ardiendo de deseo ni notamos el frío, ¿te  suena de algo?, pero la temperatura sí está baja y el resultado llega inmediatamente después.

Tu cita de invierno es maravillosa, pero haz que sea mejor aún previniendo todo lo que sucederá y preparando tu estrategia para el momento de la relación sexual.